marzo 5, 2024

Los precios del trigo siguen altos a medida que crece la preocupación por la inestabilidad en el Mar Negro

A pesar de los aumentos recientes, los precios de los granos siguen siendo más bajos que antes de la invasión rusa de Ucrania en febrero de 2022, en parte porque se esperaba que el acuerdo terminara, dijo Ellender. Además, las exportaciones de granos de Ucrania se han reducido recientemente debido a una mano de obra limitada, trabajadores que luchan en la guerra, suministro de combustible limitado y territorio perdido ante Rusia.

Ucrania también aumentó sus exportaciones por camión, ferrocarril y barcaza fluvial.

Es probable que Ucrania aún pueda exportar la mayor parte de sus semillas de trigo, maíz, cebada y girasol a través de rutas alternativas, dijo el jueves Rabobank, un banco holandés. Pero esto ejercerá una presión adicional sobre los puertos del Danubio, que fluye desde la Selva Negra en Alemania hasta el Mar Negro, y el costo del transporte será más caro y la infraestructura ferroviaria estará más expuesta a los ataques rusos, dice la nota.

«El costo de transporte más alto significa que los agricultores ucranianos muy probablemente podrían reducir el área plantada en el futuro», dice la nota.

Ucrania es un importante exportador de granos y el mayor exportador mundial de aceite de girasol, y el acuerdo le permitió a Ucrania reactivar la exportación de millones de toneladas de granos que se habían desplomado después de la invasión.

Ucrania ha exportado 32,9 millones de toneladas métricas de cereales y otros productos agrícolas a 45 países desde el inicio de la iniciativa, según datos de las Naciones Unidas. Según el acuerdo, a los barcos se les permitió pasar a través de los barcos de la Armada rusa que habían bloqueado los puertos ucranianos luego de la invasión a gran escala de Rusia.

Se espera que los precios altísimos afecten más a las personas más pobres del mundo. El año pasado, Ucrania proporcionó más de la mitad del grano de trigo del Programa Mundial de Alimentos enviado a personas en Afganistán, Etiopía, Kenia, Somalia, Sudán y Yemen, según la ONU.