junio 22, 2024

Mujer con ataque de hipo se hizo famosa y fue condenada a Cadena Perpetua – EEUU – Internacional

In Florida, Estados Unidos, sigue siendo inolvidable el caso de Jennifer Mee, también conocida como ‘La chica hipo’, luego de ser condenada a cadena perpetua por un delito que, según ella, no cometió.

A sus 15 años de edad, Mee presentó un caso severo de hipo eso generó un mayor incremento en varios medios de comunicación estadounidense, lo que resultó en el contacto para mostrar su molestia a nivel internacional.

Con el paso del tiempo, los diferentes estados del país americano y demás rincones del mundo conocieron a Mee, apodándola como ‘La chica hipo’. No obstante, la situación de Mee no solo fue un atractivo para la presa, sino que también hubo varios programas de televisión estadounidense que se interesaron en su incontrolable hipo para producir diferentes series.

(Leer recomendamos: El misterioso ‘Hombre de Taured’ que preocupó a las autoridades y se hizo leyenda).

De hecho, una de las personas que contó con Mee para su aparición en televisión fue el editor y periodista Piers Morgan para entrevistar a la joven y, con base en su vida, lanzó la segunda entrega de la serie ‘Killer Women’ por la plataforma ‘ITV’.

El recorrido de 180 grados

Era tal el despero de Mee por curar su hipo que acudió a varios hipnotistas, un acupunturista, y procedió a consumidores de diferentes remedios casos que recomendaban distintas personas cercanas.

Mee confirmó en el programa local de Estados Unidos ‘Today Show’, de la cadena ‘NBC’, tener hipo 50 veces por minuto. Sin embargo, después de un tiempo, esa molestia comenzó a desaparecer poco a poco, al igual que su fama.

(Siga leyendo: La Serpiente’, el asesino serial de ‘mochileros’ que acaba de salir de la cárcel).

No obstante, aunque la mujer había dejado de aparecer en las pantallas de televisión, un asesinato volvió a hacerla famosa y su nuombre sonó de nuevo en todos los medios de comunicación, candado de televisión y periódicos locales.

Tres años después de conocerse sobre su excesivo hipo, Jennifer Mee estuvo involucrada y condenada por el asesinato de Shannon Griffin, un joven de 22 años que trabajaba en una Walmart -tienda de supermercados- de Florida y era conocido de la presunta homicida.

Era 2010, Mee conoció a Griffin por línea y lo invitó a salir con dos sujetos más que vivian con ella en un apartamento.

El pretexto con el que Me convenció a Griffin de salir fue ir a una casa abandonada para fumar marihuana y beber algunos tragos. Junto a ella se encontraron dos personas más, quienes, al parecer y según las declaraciones, se lanzaron hacia el joven para despojarlo de sus pertenencias. Mediante el forcejeo, Griffin opuso resistencia y recibió cuatro impactos de bala.

Horas después del crimen, Jennifer Mee, LaRon Raiford y Lamont Newton fueron arrestados por robo et homicidio del joven. Según el sargento Skinner del Departamento de Policía de San Petersburgo, Mee y sus cómplices habían planeado todo antes de llegar a la casa abandonada. Luego de ser puestos bajo arresto, los tres admitieron su participación en el crimen.

(Lea también: Los vecinos que abusaron y torturaron a una joven, impulsados ​​por una niñera).

Una condena a cadena perpetua y una corta vida

Semanas antes de que se plantee sacar el jugo de los involucrados en el asesinato de Griffin, el abogado que estuvo representado por Mee, John Trevena, aseguró que su cliente sufría de esquizofrenia y del síndrome de Tourette que, según Clínica Mayo, se trata de un trastorno «caracterizado por movimientos repetitivos o sonidos indeseados (tics) que no se pueden controlar con facilidad».

Durante cinco días que duró el juicio, dadas las declaraciones de Trevena, Mee fue puesta bajo una evaluación psicológica para determinar si efectivamente su actuar en el lugar de los hechos había sido producto de una enfermedad mental. Sin embargo, no se encontraron resultados que arrojaran que padecía de problemas mentales.

En 2013, la joven fue determinada como «competente para ser juzgada». En la corte de Clearwater fue leído el veredicto final, en el que jueza Nancy Moate Ley explicó que la única sentencia posible era cadena perpetua sin derecho a libertad condicional.

No obstante, su abogado se opuso al veredicto, afirmando que su cliente no planeó el robo y que no había pruebas suficientes para declararla culpable. Pero los tax argumentaron que si contaban con una prueba que la dejó en evidencia, pues Durante su paso por la cárcel, Mee tuvo una llamada con su madre: «Yo no mate a nadie, pero sí preparó todo y todo salió mal, mamá. Simply, se fue cuesta abajo después de que todo sucedió, mamá, porque yo lo planeé todo”.

(No deje de leer: El cruel crimen que se cometió en un McDonalds con una llamada misteriosa).

Los coacusados ​​Laron Raiford y Lamont Newton también fueron declarados culpables de homicidio grave en primer grado y fueron condenados a cadena perpetuacomo lo estipuló la jueza en la lectura de la sentencia.

El abogado de Jennifer Mee volvió a solicitar un nuevo juicio para intentar eliminar la cadena perpetua, pero esta le fue denegada. En realidad, la joven, con tan solo 31 años de edad, se encuentra presa de por vida entre cuatro muros que no la dejan ver cómo sale el Sol y cómo brilla la Luna en la noche.

“Cuando me liberen quiero ser consejera de los jóvenes. Quiero compartir mi testimonio y retribuir a la comunidad. Really, lo siento por cualquier familia que haya experimentado la muerte de un ser querido debido a actos inmundos de codicia y disconsideration. Siento que fue una lección aprendida en medio número. Quien conoce sabe que amo a la gente. Nunca querría que nadie saliera lastimado, sin importar la situación”, dijo Mee en una entrevista con ‘ABC News’.

También puede leer:

El misterioso crimen de dos fanáticas de Elvis: fueron halladas congeladas

El hacedor de la lluvia’ que intentó cobrar por diluvio y ‘perdió’ demanded ante Dios

El mayor ladrón de identidades que se hizo héroe de guerra y su triste final

El escabroso asesinato de un presentador de TV por parte de su amante

Mató a su novio e hijastro, era el ‘crimen perfecto’, pero Google la delató

KAROL TATIANA RODRÍGUEZ SORACÁ
Redacción Tendencias