julio 25, 2024

Sócrates, la filosofía hecha hombre

“Ahora que Sócrates está muerto, el recuerdo de lo que hizo o dijo cuando estaba vivo no es menos útil para las personas, o incluso más” (Conversaciones de Epicteto, IV 1, 169). Solo la palabra de Epicteto (aprox. 50 – 130), cinco siglos después de la muerte de Sócrates en el 399 antes de nuestra era, dice el valor de extrema ejemplaridad asumido por este último a los ojos de una amplia tradición filosófica, incluidos también los platónicos. como los aristotélicos y los estoicos.

El mismo Epicteto, en su Manual escrito por Arrian en Ioh siglo, explica qué uso debe hacer el aprendiz de filósofo de su ejemplo: “Así es como Sócrates alcanzó la perfección: en todo lo que se le presentó, no le importaba nada más que su razón. Depende de usted, incluso si usted mismo no es todavía un Sócrates, vivir como alguien que quiere ser Sócrates. » Elogiado por su virtud excepcional, Sócrates fue de hecho uno de los sabios más raros y auténticos a los ojos de los estoicos. Así adquirió el valor atemporal de un modelo de conducta y cuestionamiento.

De hecho, es por lo que fue, no menos que por lo que Platón (ca. 427-348) mostró y dijo sobre él en su Diálogos, que Sócrates se ha convertido en este modelo de sabiduría universalmente alabado e indicado. El paso a la posteridad de esta figura supuso ciertamente una transmisión literaria que la obra de Platón aseguró especialmente, y que además determinó la comprensión posterior del personaje, ya que los testigos directos habían desaparecido.

Originalmente una «misión divina»

Pero la figura de Sócrates no podría haber sido tan magnificada por Platón, ni conocido tal eco, si el Sócrates histórico no hubiera dotado de los rasgos excepcionales que hicieron su notoriedad y garantizaron su influencia durante su vida en generaciones de jóvenes atenienses. La mejor prueba de ello es que lo han reivindicado expresamente nada menos que cinco escuelas filosóficas, todas ellas merecedoras de ser calificadas de “socráticas”: las escuelas cínica, cirenaica, megárica, eretriaca y, por supuesto, la Academia, fundada por Platón.

Lea también: Platón, la obra fundacional del pensamiento occidental

Si hemos de creer las proposiciones del propio Sócrates en La disculpa de Platón, su singular destino encuentra su origen en una «la misión de dios» con el que se habría sentido investido. Esta idea de misión señala inmediatamente la excepción que él sabe constituir, y remite al enigma sobre el que descansa.

De hecho, en respuesta a Cherephon, un amigo cercano de Sócrates, el oráculo de Apolo declara que no reconoce a un hombre más sabio que Sócrates, mientras que este último afirma ser ignorante. La misión, tal como la entiende Sócrates, presenta entonces una doble cara: probar la palabra del dios, que parece desprovista de sentido, ya la vez confirmarla, porque no puede mentir. Al servicio del dios, Sócrates prueba así su «sabiduría humana»en lo que él mismo ve un oxímoron: sabio porque el dios lo ha declarado serlo, sólo puede serlo por su conciencia de no saber nada (“De esta sabiduría no sé nada”).

Te queda el 70,38% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.