junio 17, 2024

Ucrania y otras grandes guerras que tendrán el mundo en 2023 – Más Regiones – Internacional

media docena de guerras, con cientos de miles de soldados comprometidos y millones de civiles afectados, pasarán de largo y sin tregua este Año Nuevo. Eso sumando a que hay otra media docena de conflictos latentes.

Aunque los medios se centra en la sangrienta Invasión rusa de Ucranialos roces entre las dos Coreas y, en menor medida, las tensiones en el mar de China, se suman a que grandes regiones de Europa, Asia y África registran conflictos armados en pleno desarrollo o focos de disputa a punto de estallar, y nada parece indicar que la paz es la que ganará terreno el año que viene.

Salvo el continente americano, que en décadas pasadas suportó violentos conflictos internos en países como Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Colombia y Perú; en buena parte del resto del planeta cientos de millas de uniformados y de civiles perdido este año en intensos enfrentamientos armadas protagonizadas por ejércitos formales y grupos irregulares.

Una comida con estos escenarios permitió apreciar el alcance de la guerra en el planeta, así como poner en blanco sobrio negro las posibilidades, pero muy limitadas, de avanzar hacia la estabilidad en algunos de este epicentro de la contienda en 2023.

(Lea también: Mauricio Vargas: En 2023, Petro sufrirá un fuerte desgaste, con la economía a la baja y la paz total enredada)

Ucrania, una gran guerra

El 24 de febrero, cuando Vladimir Putin ordenó la invasión de Ucrania, comprometió 170.000 soldados, tras varias décadas de kilómetros que Han había entrado en combate, unos 300.000 que el Kremlin ordenó reclutar en octubre.

Sin embargo, este enrolamiento no va a comentar de modo significativo el tamaño del ejército invasor, pues casi todo va directamente a reemplazar a las bajas, los heridos y desertores.

Rusia reconoce poco más de 5.000 soldados desaparecidos, pero el Gobierno de Ucrania sostiene que han sido más de 120.000mis fuentes de inteligencia de Estados Unidos y Europa tasan la cifra mucho más cerca de los cálculos de kyiv que de las cifras de Moscú.

(También: Rusia: los países a los que Putin prohibió venderles petróleo a partir de 2023)

O acepta nuestras propuestas de paz o el Ejército ruso se encargará del asunto

El general Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, dijo que, hasta inicios de noviembre, unos 100.000 soldados rusos desaparecidos en los frentes de combate abiertos en Ucrania, una cifra que impactaba si se comparaba con los 60.000 soldados de EE.UU. UU. caídos en Vietnam en 15 años de guerra.

En cualquier muerte de soldados ucranianos, uno podría estar en una cifra similar, o incluir un poco más alta de los 100,000, lo que equivale a una quinta parte de las fuerzas que el gobierno de Volodimir Zelenski ha comprometido en la guerra.

Entre soldados activos (210.000), fuerzas armadas non regulares (102.000), reservistas movilizados (100.000 de un total de 900.000 en reserva) y voluntarios civiles (100.000).

(Siga leyendo: Corte Suprema de EE.UU. ordena mantener el Título 42 para expulsión de migrantes)

En los primeros meses del año, los combates seguirán concentrados en este y el sur de Ucrania.

Hay cinco frentes de guerra, desde Járkov, en el noreste, hasta Jersón y las orillas del río Dnieper, al sur, contre tres focos de combate más en la provincia del Dónest.

A estos hay que sumar los intensos bombardeos con misiles y drones rusos sobre las ciudades ucranianas, incluida la capital Kyiv, y ataques similares, no más esporádicos, de las fuerzas de Zelenski sobre el territorio ocupado por los rusos, así como sobre bases militares y puntos estratégicos cerca de la frontera.

Soldados llevan el ataúd de miembro del ejército ucraniano.

Foto :

Serguéi SUPINSKY / AFP

El invierno ha paralizado muchas operaciones y dificultado, muy en especial, dos esfuerzos de advance de Ucrania (en los intentos de pasar el río Dnieper, y al este y sur de Járkov) y uno de Rusia (en Bakhmut). Además, hay un intenso toma y daca que se salda hasta ahora como un empate, en la zona de Vuhledar, cerca de Zaporiyia.

Al comienzo de la semana, Putin declaró en la televisión estatal que estaba «preparado para negociar todas las relaciones aceptables» para el conflicto.. “No somos nosotros quienes nos estamos negando a negociar, son ellos”, agregó.

(Lea también: España elimina temporalmente el IVA a los alimentos para aliviar la carestía a las familias)

Pero este martes, su ministro de Relaciones Exteriores, Serguéi Lavrov, sufrió el lenguaje al amenazar a Ucrania: «O acepta nuestras propuestas de paz de forma amistosa o el Ejército ruso se encargará del asunto».

El escepticismo reina en la comunidad internacional. La pregunta no es cuándo habrá paz, sino, tristemente, cuándo se duplicará el saldo de víctimas mortales que ya va por el cuarto de millón, entre soldados y civiles.

Otros conflictos más allá de la guerra Ucrania

Foto :

Adaptación infografía EFE/ETCE

Las guerras olvidadas

Yemen

Desde 2014, cuando un Estado golpe intentó desplazar al poder al general Abdrabbuh al-Hadi, la guerra en Yemen escaló y dividió el territorio entre los beligerantes.

De un lado están los rebeldes hutíesautoridades del golpe que hoy controlan el tercio sureste del país, y cuentan con apoyo de Irán, Corea del Norte y Siria, y de la guerrilla libanesa de Hezbolá.

Del otro lado, con un control de más de la mitad del país al centro y al noreste, están las fuerzas leales al presidente Al-Hadi, incluyendo el ejército yemení y un nutrido apoyo militar de Arabia Saudí, Emiratos Árabes, Baréin, Kuwait, Catar y otros países de la Liga Árabe, así como algunos de la Unión Europea.

Como si fuera poco, Al-Qaeda y el Estado Islamo hacen presencia sanguinaria en el centro del país.

El saldo es devastador: medio millón de combatientes y civiles muertos en la guerra, y un cuarto de millón de civiles más fallecidos por falta de agua y de comida y por enfermedades, como consecuencia colateral del conflicto que, aunque de menor intensidad, hoy no concluyó.

Siria

Otra guerra olvidada es la de Siria, que en marzo cumplirá 12 años, iniciada tras un levantamiento armado de llamado Ejército Libre de Siria, apoyado por fuerzas de oposición y por el Gobierno de Turquía.

Tras una ofensiva de intensos bombardeos, ataques con drones, armas químicas y una sanguinaria represión en el terreno, las fuerzas del dictador Bashar al Asad han conseguido el control de la mayoría del territoriogracias al apoyo de Rusia, Iran, Hezbolá y grupos palestinos y de nacionalistas árabes.

Guerrilleros del Estado Islámico y otras fuerzas irregulares también hacen presencia. Entre 2014 y 2019, sus campamentos fueron fuertemente bombardeados por aviones de una coalición internacional liderada por Estados Unidos, que al principio brindó apoyo en equipo militar a los rebeldes, pero que luego lo suspendió al ver que parte de ese equipo terminó en manos de los terroristas

El saldo es descorazonador: más de 600.000 muertos, entre combatientes y civiles, incluidos unos 20.000 niños. Y las organizaciones humanitarias calculan entre 5 y 8 millones de desplazados.

Eso advirtiendo que, hasta que la guerra se concentró en un reducido bastión del norte defendido por los rebeldes, la tragedia humanitaria continuó.

Otras regiones olvidadas

Etiopía, Somalia, la Franja de Gaza y la región del Sahel, en el centro de África, son escenarios de otros conflictos con un notorio cubrimiento más escaso, pero con grandes dosis de muertes, terror, hambrunas y desplazamientos.

Sus enfrentamientos violentos como llevan años, incluso décadas, y en las que no se asoma que el final sea por victoria de alguno de los bandos o por negociaciones de paz, excepto quizás de Etiopía, donde hace pocas semanas fue firmado un alto el fuego.

Al borde de l’abismo

Reacción de Corea del Sur ante la presencia de drones norcoreanos en su territorio.

Foto :

EFE/ JEON HEON-KYUN

Este panorama puede oscurecerse aún más por cuenta de media docenas de conflictos territoriales en Asia y Europa, que podría estar en cualquier momento a lo largo de 2023.

La situación más delicada se vive entre Armenia y Azerbaiyán, en el Cáucaso Menor, en el que ha tenido una disputa por la región de Nagorno Karabaj y varios estallidos desde 2020, el más grave en septiembre, con 200 soldados muertos.

Si no nos son posibles los métodos pacíficos, se usarán otros

Otro conflicto cuyos riesgos surgen a diario es entre Corea del Sur y Corea del Norte, países que protagonizaron una terrible guerra en los años 50 que dividió la península coreana en dos países: el del norte, una dictadura terrorífica y hereditaria de la familia Kim, dinastía que ha ocupado sucesivamente la presidencia del país con Kim Il-sung, su hijo Kim Jong-il y el hijo de este, Kim Jong-un.

(Le puede interesar: Crece tensión entre las dos Coreas tras ‘acto de provocación’ con drones)

El Gobierno comunista de Corea del Norte busca convertir a su país en potencia nuclear y hace pruebas periódicas con misiles de corto y mediano alcance. En octubre aviones noruegos sobrevolaron la frontera con Corea del Sur y esta semana drones militares del Norte invadieron el espacio aéreo del Sur.

No lejos de allí se encuentra el foco de conflicto que más asusta al mundo. Desde la llegada de Xi Jinping al poder en China, Pekín ha intensificado sus reclamos por hacerse con la única región de la China milenaria que hoy es independiente del régimen comunista: la isla de Taiwán, convertida hoy en una sólida democracia.

En una declaración reciente, Xi habló de la reunificación de China y agregó que «si no es posible por métodos pacíficos, se usarán otros».

Durante 2022, hubo frecuentes ejercicios militares de China, tanto navales como de aviación, en el estrecho de Taiwán, la franja de mar que separa a la isla de la República Popular China.

Habitantes y gobierno de Taiwán llevan meses alertados. El Pentágono en Washington llegó a creer que la invasión ocurriría en 2022. Según el secretario de Estado, Antony Blinken, parece haber «una decisión básica de que China ya no acepta más el statu quo y que están determinados a la reunificación en un tiempo más rápido «.

(Continúe leyendo: Taiwán amplía servicio militar obligatorio para hacer frente a la amenaza china)

La rusa invasion de Ucrania aumentó los temores de un asalto de las tropas de Pekín a Taiwán, aunque en realidad, con lo mal que le ha ido a Putin en esta aventura, varios analistas considerando que de seguro el gobierno de Xi se dará un espacio para reflexionar mucho antes de dar ese paso.

Sea como sea, la intellect estadounidense está convencida de que la invasión ocurrirá antes de 2027. Ojalá no empiece en 2023.

ANÁLISIS DE MAURICIO VARGAS LINARES
EL TIEMPO
*mvargaslina@hotmail.com