marzo 1, 2024

Montjuïc, Castigo y Alivio para el Barcelona de Xavi Hernández | Fútbol | Deportar

Ter Stegen, Curbasí, Gündogan y Christensen, entre el Golfo de Granada y Montjuïc.Prensa asociada/LaPresse (Prensa asociada/LaPresse)

“Para bien o para mal, me gustaría que estuviéramos en Montjuïc”. La frase venta del Palacio del Estadio Olímpico Lluís Companys. Una de las directivas que no se perderá ni un solo partido del Barça asegura que la casa de transición en la montaña mágica beneficia a la entidad catalana. Una situación que, paradójicamente, ayuda al equipo de Xavi, así como a la junta. “Es cierto que es un estadio frío y lejano. Cuando al equipo le va bien, no escuchamos el apoyo de la mujer. No existe ningún campo en el que la calidad sea adecuada. Pero tampoco es beligerante en las malas”, añade la misma fuente. Además, como los socios abonados no se preocupan por los mismos momentos del día, también crean complicidad entre las aficiones. Otra suerte de fortuna para Joan Laporta y para Xavi. “Siempre que estás con la misma gente, genera confianza y liberas te. Ahora como la afición no se conoce porque siempre estamos con compañeros de alto nivel, por lo menos no hay poder contra nosotros ni contra el empresario”, dijo a los despachos.

Mientras, los medios públicos del Camp Nou contaban con 83.486 espectadores (99.354 aforo). Se trata por tanto de un avance del 84%. Esta campaña, los medios de comunicación bajaron a 41.215 (49.472). Un 83%. El día del clásico, sin embargo, asistencia del 50.112. “Se impulsará la venta de localidades de poca visibilidad”, justifica el club. En términos relativos, nada ha cambiado en Can Barça. Sin embargo, el límite que se aplica a los azulgrana se reduce prácticamente al 50%. “El juego del equipo tampoco ayuda”, es lo que dicen los depachos, que han asumido que las pérdidas del barro en Montjuïc serán superiores a los 55 millones que se habían calculado en principio de tiempo. “Haremos todo lo posible para que el estadio esté ahí, pero la situación es la misma”, insisten las mismas fuentes. El frío del Estadio Olímpico se manifiesta tanto en la taquilla como en los estadios de los grandes jugadores de Xavi.

En 2024, el Barcelona es el equipo de las cinco grandes ligas con más goles locales: 23, por delante del Frosinone (22, 14 en la clasificación de la Serie A) y el Cagliari (18, ocupando la primera posición de la liga italiana). Ni siquiera Ter Stegen, que retrocedió tras más de tres meses de actividad, logró frenar el descontrol en la carrera barcelonesa. La prenda apunta en la dirección del deporte. “No hay recambio para Busquets, que era quien mandaba en la balanza. Y hay mucha gente joven en defensa”, explica uno de los pesos pesados ​​del grupo. El cuerpo técnico está alineado con tus jugadores. “La planta está cronometrada hasta que haya pasado el año pasado. Si se niega, no será transportado ni transportado más allá de lo necesario. Este curso, el Barça ha marcado 50 goles en 35 partidos (1,42 en duelo). El año pasado, 46 ​​y 53 (0,86).

El área deportiva no coincide con el análisis de la personal y el vestuario. “Tenemos un espacio muy grande. Sé que no tengo dinero. Por eso no se puede pedir disculpas por pensar en Kimmich y Bernardo Silva”, respondió el cuerpo técnico, mientras repetía a los jugadores: “Muchos de ustedes están pensando en la Eurocopa”. No es novedad. Ayer, el día en que Xavi anunció que la próxima vez no sería en Barcelona, ​​el día de la carrera en Montjuïc ante el Villarreal (3-5), la comisión deportiva fue la más molestada por los jugadores del cuerpo técnico. Pero Xavi se adelantó: “Ya tenemos una posición débil”, remarcan los despachos.

En peso de la bolsa de Laporta en el palco que sigue al volante ante el Granada, la dirección apuesta por la continuidad del técnico catalán. El foco está puesto en la eliminatoria de la Champions ante el Napoli. “Después ya se verá”, explica el directo. Escuchen, en cualquier caso, a Laporta, que quiere que Xavi no sea liberado por la junta de presión, al contrario. Si los dirigentes deportivos no están preparados para el reemplazo, la ira del dirigente puede volverse contra el presidente. Un medio que se aplica a la gestión. Y fue esta campaña la que la junta gobernó bajo la presión de las Cortes. «¿Te imaginas lo que piensas de este año en el Camp Nou?», preguntó, entusiasmado, un directivo. Montjuïc, en definitiva, Castigo y Consuelo del Barça.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en FacebookXo haga clic aquí para recibir Nuestro boletín semanal.

Suscríbete para seguir el curso

Límites del pecado de Lee

_