julio 25, 2024

Alejandro Sawa, mucho más que Max Estrella | Cultura

Alejandro Sawa, mucho más que Max Estrella |  Cultura
Alejandro Sawa, caricaturizado en 1902 por Don Hermógenes (Manuel Tovar Siles).

Es imposible despojar al hombre de su vestido de mito. Andaluz hiperbólico nacido en Sevilla, criado en Málaga y estudiante de derecho en Granada, el escritor y cronista Alejandro Sawa (Sevilla, 1862-Madrid, 1909) fue también el icono bohemio de ese Madrid de principios del siglo XX que Valle-Inclán calificó como » absurdo, brillante y hambriento «. Amigo de Verlaine y Rubén Darío durante su estancia en París y apóstol del simbolismo hasta el punto de convertirse en mártir de la causa, murió ciego, necesitado y sin motivo.

Pero aún más, Alejandro Sawa fue y sigue siendo una figura tremendamente atractiva para la ficción, inspirador de escritores de su generación y más recientes, como lo retrata la profesora Rocío Santiago Nogales en el libro. Alejandro Sawa, personaje eterno. Más allá de Max Estrella (Renaissance), que hace un análisis exhaustivo de todos los personajes de la literatura que se dice que se inspiraron en este bohemio exagerado.

“Su figura sirvió de inspiración no solo a Valle-Inclán para crear el inmortal Max Estrella, sino también a Pío Baroja, Joaquín Dicenta, José Montero, Ernesto Bark o, más recientemente, a Juan Manuel de Prada, Juan Diego Fernández y Pepe Cervera” , explica la autora, doctora internacional en estudios lingüísticos y literarios y profesora e investigadora de la UNED.

Más información

Lo cierto es que el escritor Alejandro Sawa y el personaje «son dos caras que no se pueden separar». “Como médico”, explica Santiago, “elijo al escritor Sawa; pero como amante de la literatura, me quedo con el personaje. Y más aún, con el personaje que interpretó de sí mismo en la vida ”. El sevillano que llega de Andalucía a Madrid a los 18 años, lleno de ideales, fue excesivo, poco convencional, firmemente anticlerical y muy crítico, se negó a pasar la censura, «de tal manera que ninguna de esas cualidades le favoreció». cuando llegó a ganarse la vida. «Casi siempre presidía reuniones literarias», se sabía de memoria sus artículos y los recitaba en las calles de Madrid en las primeras horas de la mañana, alimentando su propia leyenda en vida. Se convirtió en un personaje gracias a sus anécdotas, a su apariencia y personalidad ”, explica la profesora.

Sawa se quedó ciego en 1906, por lo que no pudo seguir escribiendo sino dictando a su esposa, la francesa Jeanne Poirier, a quien conoció en los años parisinos y que cometió terribles errores ortográficos en español. Unos años más tarde, una encefalopatía le hizo perder la cabeza. «Ciego, loco y pobre», dice el autor, murió en la calle Conde Duque de Madrid en 1909, sin haber cumplido los 47 años.

Valle-Inclán, retratado por el fotógrafo Alfonso.
Valle-Inclán, retratado por el fotógrafo Alfonso.

Con todos estos ingredientes, Sawa pasó de autor a personaje de forma casi natural. “De hecho, fue recién en el último tercio del siglo XX que comenzó su verdadero rescate como escritor”, reconoce el profesor. “Gracias a los estudios académicos, las nuevas ediciones de sus obras y la recopilación de sus artículos, hemos podido conocer al autor detrás del carácter eterno. Es cierto que su labor como novelista no es muy amplia y se centra en su primera juventud, pero su labor como cronista ha sido muy amplia. Sin olvidar Iluminación sombreada, su mejor trabajo, que lamentablemente fue póstumo porque no tenía dinero para financiar la publicación ”. Su férrea oposición a la censura le costó la retirada de muchas aportaciones periodísticas, lo que también redujo su actividad. “Todo ese cúmulo de circunstancias ha hecho que la literatura de primer orden lo haya acorralado”, dice Santiago.

Su rescate tuvo lugar en las últimas décadas. «Hasta entonces había sido solo un escritor maldito, bohemio y olvidado en el que Valle confiaba para escribir Luces de Bohemia. Tanto es así que al final acabó siendo solo Max Estrella ”, añade. En esta recuperación es fundamental la publicación de la biografía de Alejandro Sawa firmada por la profesora granadina Amelina Correa (Fundación José Manuel Lara, 2009), que estuvo acompañada de la colocación de una placa conmemorativa en su ciudad natal, en San Pedro Mártir vía Sevilla. . La placa luce el famoso Epitafio que su amigo Manuel Machado le escribió a Sawa: «Nunca un hombre nacido más para el placer ha ido al dolor justo».

De Pío Baroja a Joaquín Dicenta

Pero más allá de los dos personajes más trascendentes, Max Estrella en Luces de Bohemia (Valle Inclán, 1924) y Rafael Villasús en El arbol de la ciencia (Pío Baroja, 1911), el autor destaca el enfoque que toma Joaquín Dicenta al crear el personaje de Alejandro Nava en Encarnación. “Los personajes inspirados en Sawa revelan algo del escritor bohemio, pero hacen más que los autores que lo interpretan. Pío Baroja, que no simpatizaba con la vida bohemia, crea personajes de inspiración sevillana a partir de la mala vida y lo define como andrajoso, mientras que Valle lo hace moral e intelectualmente superior a todo el espectro social madrileño. Dicenta no hace una cosa ni la otra. Era un amigo cercano suyo y opta por seguir con sus experiencias con él. Es el reflejo más cercano a la realidad ”, analiza el autor.

El libro, que termina con las reconstrucciones de Juan Manuel de Prada en Las mascaras del heroe (1996), Juan Diego Flores en Alejandro Sawa y el santo bohemio (2009) y Pepe Cervera con Alguien debería escribir un libro sobre Alejandro Sawa (2016), parte del autorretrato que el sevillano hace de sí mismo en Declaración caducada (1887), donde del título dibuja claramente la imagen perfecta del fracaso. Un gran contraste con la paradoja de la eternidad con la que sus personajes continúan bendiciéndolo.