julio 21, 2024

Cataluña: Santuarios del Lejano: tradición desde arriba | Cataluña

Cataluña: Santuarios del Lejano: tradición desde arriba |  Cataluña

«Allí arriba, las tormentas pueden dar un poco de miedo». Carme Serrallonga, de 61 años, trabaja desde hace 45 años en el Santuari del Far, bar, restaurante y posada, en lo alto de un acantilado de 1.123 metros de altura en Susqueda. Sabe de lo que está hablando. Un rayo destruyó el santuario a mediados del siglo pasado, y otra descarga eléctrica obligó a cerrar la posada y el restaurante después de prender fuego a la cocina hace tres años. «Mi madre, que trabajaba aquí, estaba desempleada cuando la fábrica fue cerrada por los primeros rayos», explica, «y tuvimos que cerrar durante 15 días para construir una nueva cocina».

Contra el viento, la lluvia y los rayos, el Far mantiene su esencia rústica y tradicional. El peus de porc llenar todo el plato e Galtes se sirven de dos en dos. Ven aquí y diviértete. Y contempla un paisaje único que se extiende desde Montserrat hasta las Islas Medas. Por la noche, el menú se ha mantenido casi sin cambios a lo largo de los años. Nadie pregunta por la oferta, porque es muy conocida, a pesar de tener una amplia oferta culinaria. Primero sopa o verduras, luego chuletas de cordero, salchicha o tortilla. Bienvenidos al pasado.

Más información

Por todos estos motivos, los que van por primera vez siempre vuelven. “La gente es muy leal al Lejano. Puede pasar mucho tiempo entre visitas, pero al final siempre vuelven ”, dice Carme, que no se atreve a explicar el motivo. Este año espera dar la bienvenida de nuevo a un grupo de cinco parejas que llevan celebrando fin de año en El Far desde 1980, tras no poder escalar 2020 por covid. “Después de mucho tiempo, se establece una relación afectiva que va más allá de la del cliente habitual”, subraya el trabajador.

Ricard, de 77 años, es el mayor de este grupo de veteranos. Explica que extraña caminar alrededor de la glorieta, sentir el frío de diciembre y mantener el fuego encendido en la chimenea. «Allí hemos envejecido», explica. “Empezamos a levantarnos de niños porque es un lugar encantador, tiene hermosas vistas, el trato es muy lindo y la comida muy buena. Y ahí continuaremos ”. Este año, dice, los hijos de todas las parejas han creado un grupo de wasap para fijar una fecha y volver después de más de una década sin verse, desde que dejaron de celebrar el fin de año con el grupo más numeroso. “Carme tiene razón. En Far siempre quieres volver. Ahora mira a nuestros hijos ”.

La vida en El Far cambió cuando a fines de la década de 1970 se pavimentó el único camino que conducía a la cima. De recibir casi exclusivamente amantes del montañismo, se produjo una afluencia más masiva. «Antes sólo venían las personas que amaban la montaña», recuerda Gemma Aulet, de 64 años, hija del matrimonio que asumió la dirección de la planta en 1970 tras la restauración del santuario, junto a Mosén Josep Isern, designado por el obispado de Vic para dar energía al santuario. «Mi padre solía decir: ‘los que tienen aficiones se dan la vuelta antes de llegar porque el camino está mal», añade Gemma.

Con la mejora de las comunicaciones se ha reducido la distancia entre Barcelona y El Far. Lo que no cambió fue el sexto sentido de servicio. «Ves a los de la capital venir de lejos», dice Gemma, riendo. Carme está de acuerdo, aunque no sepa por qué: “No lo sé, solo nos damos cuenta cuando se acercan. También pasa con los extranjeros ”. Y para no herir la sensibilidad, Gemma revierte la situación: «Cuando voy a Barcelona se dan cuenta también de que soy de la ciudad, eh». En todo este tiempo han visto todo tipo de cosas. «Desde gente perdida en la montaña, hasta un cliente que se sorprende de que tengamos baños aquí», dice una divertida Carme. Ricard recuerda una boda que coincidió con una fuerte nevada y terminó con invitados muriendo de frío y sin poder regresar a casa porque la carretera estaba cortada. El peor recuerdo, sin embargo, es el caso de un padre que arrojó a su hija al barranco en 2008 y luego se tiró al vacío. «Fue terrible», recuerda Carme.

La llegada de Carme y Gemma al Far fue diferente. «Mi familia vivía en Rupit antes de que nos mudáramos lejos», dice Gemma, «y te guste o no, llegan a un lugar nuevo donde no hay más casas, puedes ver». Para Carme, sin embargo, vivir en El Far significaba descubrir un mundo nuevo. «Crecí en una finca aislada, con poco contacto social, y vi mucha gente aquí, había mucha gente yendo y viniendo», recuerda.

Las idas y venidas se mantienen inalteradas a casi medio siglo de distancia de ciclistas, senderistas y turistas, siempre en busca de tradición, a pesar de la covid. Y relámpago.