septiembre 26, 2022

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Cinnabon para llevar y disfrutar en casa

Madre solo hay una

En muchas ocasiones recordamos como nuestros padres se sacrifican cada día por ver una sonrisa en nuestro rostro, hoy en día o cuando éramos más jóvenes. Cuántos de nosotros no recordamos cuando ellos nos llevaban ese bocadito dulce que tanto anhelábamos.

En momentos así, pensamos en el servicio cinnabon para llevar o nuestro servicio delivery, siendo este el favorito de todos en la actualidad.

Una historia de cinnabon para llevar y recordar

En Cinnabon amamos los relatos cortos, se han convertido en la mejor forma de transmitir a nuestros clientes algo más que el gusto de disfrutar un dulce momento.

Comenzamos este post haciendo énfasis en esos momentos en los que nuestros padres nos regalaban cualquier detalle para hacernos feliz, y justo de eso quiero que sea nuestro relato cinnabon de hoy.

Madre solo hay una 

María, con M de MADRE, vivía junto a sus dos hijos, una hermosa princesa de 3 años y un valeroso caballero de 7. Por jugadas del destino su amado esposo había fallecido hace un par de años, dejando en su camino un vacío de tristeza e inestabilidad económica.

María tuvo la suerte de contar con una madre que, mientras ella caminaba por las calles de Panamá, cuidaba a sus 2 tesoros. 

No era fácil, María tenía sin trabajar mucho tiempo pues se dedicó a la maternidad y a su hogar mientras su esposo trabajaba duro; pocos daban oportunidad a una madre que estuvo tanto tiempo alejada del mercado laboral.

Entre ofertas en línea y su búsqueda al caminar, por fin pudo concretar su primera entrevista laboral. Antes de salir de casa, sus hijos, deseando algo dulce le solicitaron si era posible solicitar un Cinnabon para llevar a casa luego de su entrevista.

Esta Madre, con una sonrisa en los labios, asintió como respuesta… La tristeza de un corazón y el miedo decidió no mostrar a sus hijos pues no sabía si por fin, un trabajo para mejorar su vida encontraría.

El amor de madre es todo

Pese a su temor, María se puso en marcha a la entrevista. Al llegar a la empresa, no pudo ocultar su sorpresa! Se trataba de la compañía donde siempre soñó laborar y ahora se había abierto una gran oportunidad.

Luego de un arduo proceso, María salió con la frente en alto y llena de orgullo, ¡ahora, el puesto había conseguido! y era momento de festejar con los suyos.

¡Enhorabuena! Cinnabon para llevar a casa, por favor.

María no podía ocultar su felicidad, después de tan difíciles tiempos lo logró! Un trabajo que permitiría cuidar de su familia, un nuevo impulso para salir adelante. 

Y así, justo como prometió, esta incansable madre se dirigió a una tienda de Cinnabon, un pedido solicito para llevar y alegremente junto a su familia fue a celebrar esas buenas nuevas que con ansias esperaba compartir.

Esta no solo es la historia de María, sino de muchas madres y padres panameños que luchan cada día por brindarle un futuro a su familia y son estos momentos importantes que deseamos compartir con todos nuestros clientes.