septiembre 29, 2022

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

Estados Unidos: Biden hará que su plan de ayuda de un millón de dólares para Centroamérica dependa de la lucha contra la corrupción | Internacional

Estados Unidos: Biden hará que su plan de ayuda de un millón de dólares para Centroamérica dependa de la lucha contra la corrupción |  Internacional

La administración de Joe Biden impulsa un plan para invertir hasta 4.000 millones de dólares (unos 3.300 millones de euros) durante cuatro años en Centroamérica para mejorar las condiciones de vida de sus ciudadanos y así frenar la emigración a Estados Unidos. La ayuda, sin embargo, estará condicionada a la lucha contra la corrupción en los países beneficiarios y, además, el plan prevé contribuciones directas a ONG con la idea de evitar el desvío de recursos.

La Casa Blanca, tras analizar la experiencia de programas anteriores, ve la necesidad de un cambio en la forma en que se gestiona la ayuda. En 2014, cuando decenas de miles de niños y adolescentes centroamericanos llegaron a la frontera sur de Estados Unidos en busca de protección, el presidente Barack Obama pidió a su entonces número dos, Joe Biden, tome el asunto en sus propias manos.

El actual presidente de Estados Unidos negoció un proyecto de ley bipartidista en el Congreso que aumentó la inversión en Centroamérica y ha tenido decenas de reuniones con líderes de Honduras, Guatemala y El Salvador en busca de cooperación. Posó sonriendo con los líderes de la región, pero seis años y varias crisis migratorias después, el demócrata enfrenta un desafío similar. Solo en febrero de este año, las agencias fronterizas detuvieron a más de 100,400 migrantes, aunque la mayoría fueron devueltos de inmediato a México por el cierre fronterizo impuesto por Donald Trump debido a la crisis del coronavirus y que la actual administración ha mantenido vigente.

Biden sigue creyendo que la solución al aumento de la llegada de menores no acompañados y familias centroamericanas es mejorar las condiciones de vida en los países de origen, pero con un mayor control de las ayudas. Washington tiene claro que el principal enemigo a enfrentar será la corrupción, un mal endémico en la región que, unido a los desastres naturales y la pandemia de coronavirus, ha agravado la situación en los principales países que envían familias migrantes a Estados Unidos. Y después de haber visto cómo la inversión aprobada con Obama de 2.600 millones de dólares anuales (unos 2.210 millones de euros) no repercutía en una mejora sustancial de las condiciones en esos lugares, esta vez el gobierno se inclina a canalizar las ayudas a través de las ONG y fortalecer los contrapoderes. de la sociedad civil.

Para llevar a cabo el plan, el mismo día que llegó a la Casa Blanca en enero, el mandatario envió al Congreso una propuesta que prevé una inversión de 4.000 millones de dólares para un programa de cuatro años de ayuda a los tres países del norte de Centroamérica. que estará «condicionada por su capacidad para acabar con la corrupción, la violencia y la pobreza que hacen huir a la gente». La tarea no será ni rápida ni fácil, y se enfrentará en medio de fuertes críticas de la Casa Blanca por el aumento de llegadas a la frontera sur; La crítica que los republicanos esperan aprovechar en las elecciones legislativas de 2022.

Biden, quien se ha comprometido a devolver la humanidad a la política de inmigración de Estados Unidos y poner fin a algunos de los programas de mano dura de la era Trump, pide paciencia a los centroamericanos cuando llegue la ayuda y ponga en marcha un sistema para que puedan solicitar asilo. y otro tipo de visas a sus comunidades sin tener que emprender un camino peligroso como inmigrantes irregulares.

El vicepresidente Joe Biden durante una reunión de la Alianza de Prosperidad para el Triángulo Norte de Centroamérica en 2016 con los presidentes Juan Orlando Hernández de Honduras (izquierda), Jimmy Morales de Guatemala (junto a Biden) y Salvador Sánchez Cerén de El Salvador.
El vicepresidente Joe Biden durante una reunión de la Alianza de Prosperidad para el Triángulo Norte de Centroamérica en 2016 con los presidentes Juan Orlando Hernández de Honduras (izquierda), Jimmy Morales de Guatemala (junto a Biden) y Salvador Sánchez Cerén de El Salvador.Presidencia de El Salvador

«No será un trabajo fácil, pero es necesario», escribió la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, luego de que Biden la pusiera al frente de los esfuerzos diplomáticos con México, Guatemala, El Salvador y Honduras para abordar las causas fundamentales de la migración. Harris compartirá la tarea con un equipo experimentado en la región, como la ex Embajadora de México Roberta Jacobson, Coordinadora de la Frontera Sur; el asesor presidencial para la seguridad en América Latina, Juan González, y el titular de Centroamérica, Ricardo Zúñiga, quienes además adelantaron que crearán una fuerza anticorrupción y buscarán generar gobernabilidad en alianza con los gobiernos, instituciones y organizaciones civiles de la región que está dispuesta a abordar ese tren.

«El líder que no esté preparado para combatir la corrupción no será un aliado de Estados Unidos», advirtió González en una entrevista con medios digitales salvadoreños. El faro. Por su parte, Zúñiga ha analizado la corrupción como una de las principales cargas del desarrollo económico y la inseguridad en Centroamérica, dos de los motivos de la migración. «Los esfuerzos para abordar las desigualdades han fracasado en gran medida debido a la resistencia arraigada a la reforma por parte de grupos pequeños pero poderosos de actores políticos, económicos y (en algunos casos) criminales en cada uno de los tres países», escribe. Northern Triangle en un estudio publicado por el Wilson Center a fines del año pasado. «En esos tres países, hay personas que pueden reformar [el sistema]Pero necesita apoyo político ”, prosigue el informe, citando las comisiones contra la corrupción y la impunidad creadas en Guatemala y Honduras, la CICIG y la MACCIH, a las que los gobiernos de esos países han puesto fin.

El gobierno de Biden pretende acompañar la ayuda económica a Centroamérica con un esfuerzo diplomático para apoyar políticamente las reformas y a quienes las implementan y utilizan las herramientas a su alcance, como sanciones o retiro de visas para castigar a funcionarios corruptos. Adriana Beltrán, directora del Programa de Seguridad Ciudadana de la Oficina de Washington para América Latina (WOLA), comenta a El PAÍS: “Tienes una sociedad civil en la región que ha sido un contrapeso a la corrupción y que la administración debe apoyar. Y fortalecer, así como a periodistas de investigación y medios de comunicación que lamentablemente también fueron víctimas de atentados ”.

El analista señala que la investigación en la región muestra un vínculo claro entre la desviación de recursos y la migración. «Los más afectados por la corrupción son los sectores y comunidades más vulnerables y no les queda más remedio que migrar, abandonar sus comunidades porque no tienen la capacidad para cubrir sus necesidades básicas y no tienen esperanzas de que las condiciones mejoren». Declara Beltrán.

Los efectos de los recortes de ayuda de Trump

La lucha contra este desvío de recursos también está siendo impulsada por el Congreso por la diputada demócrata californiana Norma Torres, de ascendencia guatemalteca, quien la semana pasada envió una carta al gobierno de Biden pidiéndole que se abstenga de enviar ayuda a gobiernos señalados por la corrupción. «Nuestra asistencia debe ir a la sociedad civil, organizaciones no gubernamentales, organizaciones multilaterales y otras instituciones creíbles que tengan un historial probado en ayudar a las personas y comunidades vulnerables», preguntó Torres.

En la carta, la congresista también criticó el hecho de que la anterior administración Trump había permitido la corrupción «desenfrenada» en esos países y señaló que, durante su mandato, los militares en Guatemala utilizaron vehículos donados por Estados Unidos para intimidar al país. país sin que esto suceda. no seas represalia. Además, recordó que el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, fue acusado en un tribunal de Nueva York de proteger «a los narcotraficantes mientras se jactan de llevar drogas a Estados Unidos», y a El Salvador, «Nayib Bukele usa su influencia». para desacreditar los procesos e instituciones democráticos legítimos ”.

Durante sus cuatro años en la Casa Blanca, Trump se centró en la mano dura de los migrantes e ignoró el enfoque anticorrupción de la administración Obama. Además, en 2019, el republicano decidió recortar las ayudas al Triángulo Norte, acusando a los gobiernos de no hacer lo suficiente para detener la migración. Meses después, en 2020, los reinstaló parcialmente luego de que esas naciones firmaran acuerdos en los que, entre otras cosas, se comprometían a acoger a solicitantes de asilo repatriados de Estados Unidos por causas que están provocando que la gente se vaya, y yo comencé a hacerlo cuando estaba vicepresidente con un plan de más de $ 700 millones. Pero, ¿qué hizo Trump? Elimine esos fondos ”, criticó Biden la semana pasada.

Según un informe del Congreso, en Honduras, el número total de beneficiarios de los programas de la Agencia de Ayuda de los Estados Unidos (USAID) cayó de 1,5 millones en marzo de 2019 a 700.000 en marzo de 2020. Los recortes han afectado a las ONG que trabajan en el terreno como Catholic Relief. Services (CRS), cuyo principal donante es el gobierno de Estados Unidos. En Guatemala, por ejemplo, la decisión marcó el fin de un proyecto de seguridad alimentaria que ha beneficiado a más de 7.000 familias en el corredor seco, región que ha expulsado a miles de familias en los últimos años por falta de lluvias.

Ahora, esa organización ya ha visto un aumento en las oportunidades de financiamiento de proyectos a través del sitio web de USAID, principalmente en los campos de educación, agua, saneamiento y respuesta a emergencias, según Nicole Kast., Directora de programas de CRS en Guatemala, quien espera que la nueva enfoque de la administración Biden. «Los motores de la migración son circunstancias estructurales de los países centroamericanos y requieren respuestas estructurales». Pero advierte que los efectos no se verán pronto. «Estos son cambios que requieren inversiones a lo largo del tiempo y a nivel estructural, y muchas de las iniciativas que están surgiendo buscan precisamente eso».

Suscríbete a la newsletter de EL PAÍS América aquí y recibir todas las claves de información de la situación actual en la región