febrero 21, 2024

Francia vence a Alemania y avanza a semifinales

Francia se asustó, pero pasó. El miércoles 26 de enero, en un Ergo Arena medio vacío de Gdansk, los Blues se clasificaron a duras penas para las semifinales de la Copa del Mundo que se disputan hasta el 29 de enero en Polonia y Suecia. Lucharon una dura batalla contra alemanes más duros de lo que sugiere el marcador (35-28). Esta es la quinta vez consecutiva que los Habs alcanzan los cuartos de final de un campeonato mundial.

Exactamente como durante la Copa del Mundo de 2021 y la Eurocopa de 2022, las semifinales enfrentarán a Francia y Suecia por un lado, Dinamarca y España por el otro. Los campeones olímpicos abordaron este encuentro con un espíritu de venganza porque los suecos los han derrotado dos veces en esta etapa de la competencia durante estos dos encuentros.

Lee la imagen: Mundial de Balonmano 2023: Nedim Remili, el artífice del Blues

solo 12mi de la Copa del Mundo 2021, 6mi de los Juegos Olímpicos de Tokio y 7mi de la Eurocopa 2022, los alemanes no eran los favoritos en este encuentro, pero resistieron durante mucho tiempo a los franceses. Como era de esperar, el principal peligro del lado alemán provino de Juri Knorr, la nueva pepita del balonmano al otro lado del Rin. A sus 22 años, el central del Mannheim se está convirtiendo en una estrella en su país.

Los alemanes empezaron el encuentro a lo grande y consiguieron hacer dudar a los franceses. Sin duda, la jornada extra de recuperación que aportaron los de Guillaume Gille pesó en la balanza porque su rival se estancó físicamente en la segunda mitad.

“Durante los últimos veinte minutos, Francia estuvo claramente arriba, admitió el islandés Alfreo Gislason, técnico de la selección alemana, en rueda de prensa. Su defensa fue muy buena, con un excelente portero. La brecha de siete goles al final es severa, pero Francia es un equipo fantástico y algunos de mis jugadores estaban cansados. Creo que Francia puede ganar el torneo. »

Dos guardias en llamas

Con dolor, Francia continúa su camino en esta competición. Tras la reunión, Guillaume Gille se mostró más satisfecho con el resultado que con la forma: “Nos dejaron muy mal, los alemanes se mostraron insolentes con el acierto en el primer cuarto de hora, tuvimos que prepararnos, luego las atajadas de Rémi Desbonnet inclinaron la balanza. El final del partido abre la puerta a las semifinales. Jugar un partido así en Estocolmo, en un ambiente hostil, representa un desafío fantástico”. dijo el técnico de los Blues.

Cada periodo ha visto a un portero darlo todo. Al comienzo del partido, los atacantes franceses se encontraron con el portero alemán, Andreas Wolff, en llamas, mientras que Vincent Gérard se hizo cargo del agua. El meta francés concedió un punto cero en diez tiros alemanes intentados. Guillaume Gille no tardó en tomar la decisión necesaria e incorporó a su segundo portero, Rémi Desbonnet, a los 14mi minuto.

Este cambio cambiaría por completo la cara de la reunión. El jugador de Montpellier hizo 14 paradas de 30 tiros intentados, con un 47% de eficiencia. Elegido hombre del partido, este jugador de 30 años, que mide sólo 1,82 m, una estatura media que constituye un hándicap a nivel internacional, no olvidará esta velada.

«Es el juego más importante de mi carrera en términos de apuestas, dijo el Montpellier, visiblemente emocionado, después de la reunión. En la segunda mitad, somos dominantes en los duelos y por tanto, obligados, la vida se hace más fácil. (…) Poco a poco, logramos imponer nuestra fuerza física. Sabíamos que iba a ser una gran pelea. Estamos felices de haberlos hecho ceder poco a poco. »

Lea también: Mundial de Balonmano 2023: «Blaugranas» al servicio de los Blues

En cuanto a las satisfacciones francesas, Nedim Remili, Kentin Mahé, Nicolas Tournat y Ludovic Fabregas estuvieron sólidos. Mientras Dika Mem parecía falta de ritmo tras perderse cuatro partidos por una contractura abdominal, la entrada de Melvyn Richardson permitió a los Blues recordar el marcador justo antes del descanso.

Todos los días nuevos crucigramas, Sudoku y palabras encontradas.

Jugador

Aún con problemas con su pie izquierdo, Nikola Karabatic, solo pudo jugar veinte minutos y no está seguro para el próximo partido. Una situación tanto más preocupante cuanto que Elohim Prandi sufre un tobillo y que Thibaud Briet, ausente esta tarde, se lesiona la mano derecha. En el lateral izquierdo, Guillaume Gille podría recalar en el próximo partido en Romain Lagarde, que ha jugado muy poco desde el inicio del torneo.

En dos jornadas, los Blues desafiarán a los suecos, que eliminaron sin temblar a Egipto (26-22). Al igual que la final, este partido tendrá lugar en el Tele2 Arena de Estocolmo, un recinto de 19.000 localidades totalmente ganado a la causa amarilla y azul. Los escandinavos, que han jugado todos sus partidos en casa, tendrán ventaja sobre los franceses, que el jueves viajarán de Gdansk a Estocolmo.

Hace un año, durante la Eurocopa 2022, los suecos frustraron a Francia. Pesó mucho en la balanza la actuación del portero Andreas Palicka, autor de 12 atajadas. El máximo goleador de Suecia, Jim Gottfridsson, podría perderse este partido ya que se lesionó contra Egipto. Él sufriría de un dedo roto.

España revivida, Dinamarca favorita

A primera hora de la tarde, en Gdansk, España venció a Noruega (25-34) tras dos prórrogas, al término de un partido que queda en los anales del balonmano. Derrotados tres días antes por Francia, los españoles entregaron un juego desalentador. Su clasificación debe mucho a la gesta del portero del FC Barcelona Gonzalo Pérez de Vargas, decisivo en los últimos minutos del partido.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Mundial de Balonmano 2023, Francia-Alemania: Vincent Gérard, un portero finalmente apaciguado

En Estocolmo, Dinamarca no hizo ningún detalle ante Hungría (40-23). Los rojiblancos, que habían sido añadidos por Croacia (32-32) en la jornada principal, volvían a parecer irresistibles. Liderados por su estrella, el lateral derecho Mathias Gidsel, autor de 9 goles, buscan un fabuloso hat-trick, ya que han ganado las dos últimas ediciones del campeonato mundial. Con este éxito, los escandinavos batieron el récord de invencibilidad que compartían con Francia: llevan 26 partidos sin perder en un Mundial.

Más que nunca, el equipo del capitán Niklas Landin, considerado el mejor portero del planeta, parece ser el favorito del torneo, junto a Francia. La final del Mundial podría ser una repetición de la de los Juegos Olímpicos de Tokio en 2021, cuando los Blues arrebataron el título ante los escandinavos (25-23).

Cinco años antes, en Río, los daneses habían ganado a los Habs (28-26) en la final de los Juegos. Como Francia-Croacia en la época de los Barjot, los encuentros entre Francia y Dinamarca van camino de convertirse en la serie más apasionante del balonmano internacional. A menos que los suecos, frente a sus seguidores, decidan lo contrario.