diciembre 6, 2021

Top Citio Noticias

Panorama latinoamericano

La derecha francesa rompe el duopolio Macron-Le Pen | Internacional

La derecha francesa rompe el duopolio Macron-Le Pen |  Internacional

Emmanuel Macron tiene un nuevo rival en su lucha por ser reelegido en 2022 como presidente de Francia. Se llama Xavier Bertrand, tiene 56 años, es agente de seguros de profesión, fue ministro con los presidentes Jacques Chirac y Nicolas Sarkozy y desde 2016 preside la región norte de la Alta Francia. Si en la segunda vuelta de la regional, este domingo, este conservador que se presenta como independiente confirma el buen resultado de la primera, hace una semana, se proyectará como candidato de derecha por el Elíseo.

La estrategia del presidente hacia la extrema derecha de Marine Le Pen, ya sea yo o el caos, podría fallar si aparece una alternativa. caos que no sea él. Jérôme Fourquet, del instituto Ifop, lo explicó en vísperas de la primera vuelta: «Hoy una parte de la derecha apoya a Macron, pero si la gente ve que hay alguien en el sistema que puede detener a Le Pen, entonces no hay más razón para votar Macron. Este es su miedo ”.

Más información

Hasta ahora, todas las encuestas apuntan a que las elecciones presidenciales de la próxima primavera serán cuestión de dos: Macron, el joven político centrista que llegó al poder por sorpresa en 2017, rompiendo la hegemonía de los viejos partidos socialistas y conservadores; y Le Pen.

Las elecciones autonómicas, marcadas en la primera vuelta por una abstención récord, cambiaron el escenario. Primero, con el pobre resultado de los dos partidos que dominan la política nacional, La República en Marcha (LREM) de Macron y RN de Le Pen.

LREM acaba de aprobar el 10% de los votos a nivel nacional en la primera ronda y no tiene opciones para gobernar en ninguna región. El RN obtuvo casi el 20%, pero estuvo lejos de casi el 28% en las elecciones de 2015, en las que fue el partido más votado. Y contrariamente a las predicciones, en la segunda ronda estuvo fuera de juego en casi todas las regiones, excepto en Provenza-Alpes-Costa Azul, donde aún puede ganar.

La segunda lección de la primera vuelta es la resistencia de los viejos partidos: el Partido Socialista (PS) de los presidentes François Mitterrand y François Hollande, y Los Republicanos (LR), la derecha clásica que en el pasado dirigió presidentes como Chirac o Sarkozy. El PS y LR siguieron siendo los más votados en las regiones donde ya gobernaban, y este último fue el partido más votado en toda Francia.

Tres figuras de la derecha se destacaron la noche de las elecciones del domingo. Uno es Bertrand, quien ya hace meses anunció su intención de competir en las elecciones presidenciales de 2022 si triunfaba en las regionales. Ganó en la primera ronda con un 41,42%.

Otro político de derecha, el ex presidente de LR Laurent Wauquiez, puede presentar un resultado aún mejor en la región que preside, Auvergne-Rhône-Alpes, como credencial para aspirar al Elíseo: ganó con un 43,85%. La tercera figura emergente ya estaba en el cargo, como Bertrand y Wauquiez. Se trata de Valérie Pécresse, ex ministra Sarkozy y ganadora de la primera vuelta en Île-de-France, región parisina, con un 35,94%. En la segunda vuelta de este domingo, se ve favorecido frente a una amplia coalición de izquierda.

«No es necesario extraer consecuencias nacionales del control local, aparte de la participación», dijo Macron en el gabinete el miércoles. Sin embargo, hay signos de nerviosismo en las filas del gobierno. Varios medios de comunicación revelaron un tenso diálogo, mientras los ministros esperaban la llegada de Macron, entre dos de ellos: el titular del Interior, Gérald Darmanin, exintegrante de LR, y Éric Dupond-Moretti, un afamado abogado que fue nominado para el cargo hace unos días. , un año sin experiencia política. Ambos eran candidatos en Hauts-de-France.

La lista de La República en Marcha, a pesar de la presencia de varios ministros, ni siquiera superó el 10% necesario para pasar a la segunda vuelta. Darmanin tuvo el consuelo de haber ganado claramente en la circunscripción donde se postuló para las elecciones departamentales, que se celebran el mismo día. Al conocer los resultados, el ministro se felicitó por su éxito en las oficinas departamentales y felicitó a Bertrand, ex co-religioso de LR y su amigo. «¡No vale la pena! ¡Es una traición! El caprichoso Dupond-Moretti gritó a sus colegas en el Consejo de Ministros.

La disputa revela el malestar que ha provocado en el macronismo la victoria de un rival en el norte postindustrial. «Todos asumen la responsabilidad», dijo Bertrand la noche de las elecciones. «Asumí el mío al hacer del Frente Nacional mi único enemigo». El argumento de Bertrand es que demostró ser capaz de derrotar al partido de Le Pen en uno de sus feudos, al que aplica su antiguo nombre, el Frente Nacional. Una encuesta reciente en Le Figaro indicó que si Bertrand se hubiera enfrentado a Le Pen en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, habría prevalecido con una diferencia de 20 puntos; Macron solo tomaría 8 de Le Pen.

El presidente tiene motivos para preocuparse, incluso si la abundancia de ambiciosos barones regionales y la rivalidad entre ellos le hacen bien. Bertrand y Pécresse ya ni siquiera están activos en LR, prefiriendo presentarse sin esta etiqueta, y la derecha no ha decidido cómo elegirá a su candidato en 2022.

No será fácil para las autoridades regionales encontrar un nombre común. “Para que esto suceda”, dice Fourquet, “tendría que haber alguien con un gran resultado, que todo el ejército cierre filas detrás de un general y que vayan todos juntos: los Wauquiez, los Bertrand, los Pécresse … nosotros ¡saber! «. Las batallas fratricidas llevan una década fracturando la derecha y no es seguro que hagan la paz ahora.