julio 25, 2024

Rechazo unánime al cierre selectivo de la frontera en Irún | España

Rechazo unánime al cierre selectivo de la frontera en Irún |  España
Varios centenares de personas se reunieron en Irún para manifestar su dolor por la muerte del migrante fallecido en Bidasoa.GORKA ESTRADA

La muerte de dos migrantes en el río Bidasoa cuando intentaban evadir los retenes de la policía francesa en Irún (Gipuzkoa) generó críticas contra el cierre de la frontera. Un bloque que, según ha informado el alcalde socialista de la localidad guipuzcoana, José Antonio Santano, se limita a los de diferente complexión. «Ahora los controles solo afectan a un grupo muy específico», critica. «Sabemos que quieren pasar y pasar, pero poniendo en riesgo su vida», se queja. El Gobierno vasco, la Diputación Foral de Gipuzkoa, los partidos políticos y la alcaldesa socialista francesa de Hendaya, Kotte Ecenarro, han alzado la voz pidiendo a los Gobiernos central y francés una solución para evitar más muertes. “Las devoluciones desde Francia se siguen produciendo sin garantías, incluso con menores”, dice un agente español que trabaja en uno de los cruces de carreteras de Irún.

El férreo control de la policía francesa, tanto en la salida del tren que conecta San Sebastián con Hendaya y deja pasajeros en la estación de trenes francesa como en las estaciones de autobuses, en algunos puertos de montaña, y últimamente, cada vez más en Francia. por el río Bidasoa – está haciendo que el tránsito de España a Francia a través de la ciudad vasca sea cada vez más peligroso. La imagen de varios migrantes saliendo de una camioneta de la policía en el lado francés del puente de Santiago, regresando a España, es común desde hace varios años.

Francia justifica este comportamiento ya que ha firmado un acuerdo bilateral con España desde 2002 que le permite repatriar a las personas que ingresan a su territorio sin la documentación necesaria dentro de las cuatro horas posteriores al cruce de la frontera. El problema es que este acuerdo prevé que los migrantes sean entregados a la policía española o que su devolución sea por escrito. «Esto no ocurre en la gran mayoría de las veces», coinciden fuentes de la policía española que llevan alertando del problema desde al menos 2016 y las asociaciones humanitarias que les ayudan a sobrevivir en Irún.

“Todos los días ocurren retornos calientes”, responde siempre que se le pregunta al director de Migraciones y Asilo del gobierno vasco, Xabier Legarreta. El adjunto general de Gipuzkoa, Markel Olano, atribuyó las dos muertes de migrantes la semana pasada «a una situación de injusticia que no podemos soportar». El concejal del PP del Ayuntamiento de Irún, Íñigo Manrique, cree que el cierre de la frontera debe atribuirse a la falta de políticas comunes, pero las consecuencias son «terribles»; «Genera un drama humano e injusto» que va más allá de la política, subraya. “Es un problema ético. ¿Qué estamos haciendo con nuestro prójimo ?, se pregunta.

Pero también del otro lado de la frontera hay voces que piden una solución de la UE. El alcalde de Hendaya, Kotte Ecenarro, dijo el jueves pasado en una entrevista con el Periódico vasco: “Entiendo a los migrantes, yo haría lo mismo. Es urgente darles una solución ”. Ecenarro habló con Jean-Yves Le Drian, ministro de Europa y Asuntos Exteriores, que fue a Hendaya hace dos semanas y le informó sobre las dos muertes en Bidasoa.

“Como alcalde y vecino de Irún, es una tragedia que haya gente, cada vez más joven, que pierda la vida cruzando las aguas del Bidasoa”, dice Santano. “No tiene una solución fácil, pero aún tiene que pasar por políticas migratorias europeas que estudien el problema a nivel mundial. Esto no puede ser ”, explica. «Los franceses no cooperan en absoluto y el gobierno central hace la vista gorda», dice una fuente familiarizada con el funcionamiento del Centro de Cooperación y Policía Aduanera de Irún. Las devoluciones con garantías deben realizarse a través de ese centro con abogado y con la apertura de un caso por infracción a la ley de extranjeros, especifica. «Pero eso no pasa», se queja.

El Gobierno vasco hizo público la semana pasada que en lo que va de año 4.100 migrantes han utilizado sus recursos en Irún para pernoctar en su viaje desde Canarias al norte de Europa, cuando en todo 2019 4.244 migrantes han utilizado los mismos recursos como apoyo.