julio 13, 2024

Sebastián Pons: «Tratar de hacer moda low cost es mentira» | Revista de verano

Sebastián Pons: "Tratar de hacer moda low cost es mentira" |  Revista de verano

El atelier del diseñador Sebastián Pons, mano derecha de Alexander McQueen durante años, rezuma Mallorca por todas partes. La vivienda familiar de S’Alqueria Blanca, un barrio del sureste de la isla, se disfraza desde el exterior como una vivienda más de la zona que conserva los muros originales en colores tierra, tejas a la vista y portasse —Cochera, en castellano— en madera con vistas a una pequeña plaza. La casa acoge el espacio de creación del diseñador, que eligió este lugar para presentar el sábado la nueva colección de su firma Muchache. La segunda parte de la exposición lanzada el año pasado bajo el título Aimar Quiscú, que significa amar a alguien, viene a dar longevidad a la tradicional camisa mallorquina, la galabea egipcia y los shorts inspirados en las sábanas, camisones y manteles que componían la tradicional ajuar de boda en Mallorca. Con un guiño a la tradición, la herencia familiar, las técnicas de costura tradicionales y los materiales duraderos.

Más información

Hablador y extrovertido, Pons recuerda las historias en la casa de su abuela, quien le dijo que había bordado el kit que tardó años en completar por la noche, casi a oscuras con una pequeña lámpara de aceite. Tesoros que las familias han guardado durante generaciones y que les han sido entregados para crear las prendas de la nueva colección. La inspiración llega de forma natural. Apostamos por la sostenibilidad y por dar una segunda vida a elementos que permanecen vilipendiados en el tiempo ”, explica. La prenda icónica de la colección es la camisa mallorquina“ casi desaparecida ”, a pesar de ser una prenda polivalente que se adapta a todo tipo de tallas. . Ésta es precisamente una de las señas de identidad de Muchache, que no distingue entre tallas ni géneros a la hora de crear «. Sin etiquetas, ahora está bien. Antes un chico no podía llevar un polo rosa o una chica una camiseta de fútbol y tonterías así, todo estaba encasillado. Las prendas son prendas, las de Muchache están diseñadas al 50%, la otra mitad la lleva el portador ”, subraya.

El diseñador, Sebatián Pons, en su residencia de S’Alquería Blanca. Mallorca, 19/08/2021FRANCISCO UBILLA

El laboratorio de Pons es un espacio abierto que da a los cultivos de la zona. Los bocetos cuelgan de las paredes, hay maniquíes, telas, lápices y tijeras. Trabaja con la compañía de tu perro pinyol y su socio Biel Modino, que se ocupa de márketing. Junto a la ventana del laboratorio, en un pequeño marco, hay una foto del diseñador Alexander McQueen abrazando a dos mujeres en un campo debajo de una enredadera. Parece relajado, sonriendo. “Extraño a la persona, a él como amigo. Te reías, él era muy feliz, gracioso, le importaba mucho cuando tenías un problema, era una persona con un corazón de oro ”, cuenta de su mentor, a quien conoció a principios de los 90 en Central Saint Martins. la prestigiosa escuela londinense de moda y diseño a la que llegó el mallorquín a los 18 años y con una beca.

La personalidad de McQueen, sin embargo, era muy diferente a la del diseñador, quien se volvió «bastante intenso» cuando trabajaba, con muchos altibajos emocionales, como recuerda Pons. “Durante los años que he trabajado con él, he crecido mucho como diseñador”, confiesa. Se llevó a su amigo McQueen a casa un verano para pasar las vacaciones y regresó a Londres enamorado de Mallorca. “Quería venir de vacaciones y traer a todo el equipo ya sus amigos de Inglaterra. Alquiló una casa en la montaña cerca del castillo de Santueri, la alquiló durante varios veranos ”, cuenta su amigo, que era conductor porque el diseñador no tenía carnet de conducir. Juntos recorrieron la isla, visitando playas y ciudades de norte a sur: Alcúdia, Calvià, Valldemossa o Deià, donde en ocasiones lo reconocieron. Todos los años organizaban una fiesta de disfraces. “Le encantó, todo el mundo vestía de forma diferente. El resto del tiempo se fue a las calas, a las playas, todo muy relajado ”.

El diseñador británico se acostumbró tanto a los veranos en la isla que acabó comprando una casa en la zona de Santa Ponça. “Me llamó a las seis de la mañana y me dijo que estaba en el aeropuerto para venir a comprar una casa. Era el momento de la burbuja inmobiliaria y todo era muy caro. En el auto le dije que no dijera lo que podía gastar, porque se lo iban a llevar todo «, cuenta Pons. McQueen terminó adquiriendo una casa de diseño» con mucho mármol y que era muy similar a la de Londres «, a pesar de los intentos de Pons por persuadirlo de que adquiriera una finca mallorquina con terreno para ponerlo a su gusto, las propuestas cayeron en oídos sordos porque lo único que McQueen no tenía «era tiempo».

Ese tiempo recuperado es lo que agradece al creador mallorquín, que no anhela el frenesí que rodea al mundo de la alta costura. «Para nada. No extraño el torbellino de la industria de la moda. Lo he visto y visto, si no lo hubiera experimentado me hubiera encantado ir a París o Nueva York. Pero ya lo he visto». «La isla, en casa, le ha ayudado a potenciar lo que tiene ahora y a mantener lo que ha logrado en casa porque aprecia mucho la» calidad de vida y la libertad «, que no son posibles en el diseño de élite». medio ambiente no te sientes libre para nada, es una industria rápida y esclava. Yo estaba encadenado a ese mundo «, dice.

Para el creador, las reglas del juego en el sector han cambiado, especialmente con la irrupción de las redes sociales y la pandemia del coronavirus, que lleva al cliente a ser «más consciente» del proceso de producción de las prendas y a buscar la «sostenibilidad del producto». “.algo que impulsa Muchache porque el diseño, producción y elaboración de las prendas se realizan con técnicas de residuo cero. Todo lo contrario de lo que piensa Pons es el estilo en España, para él la principal fuerza de la convocatoria moda rapida o moda rápida con artículos baratos de corta duración. «Es un cazador de explosiones, tratando de hacer moda de bajo costo. Y eso es una mentira», dice sin rodeos. En sus cursos de docencia en la Escuela de Diseño de Barcelona descubrió que hay una cantera en el país, pero pocas oportunidades profesionales: “O te quedas y tratas de trabajar en Zara o te vas al extranjero. No hay nada mas «.