julio 25, 2024

Solo Nieves García: la nieta de Dióscoro Galindo pide a Estrasburgo que busque los restos de su abuelo y Lorca | Cultura

Solo Nieves García: la nieta de Dióscoro Galindo pide a Estrasburgo que busque los restos de su abuelo y Lorca |  Cultura

En la madrugada del 18 de agosto de 1936, el poeta Federico García Lorca, el maestro Dióscoro Galindo y los banderilleros Francisco Galadí y Joaquín Arcollas fueron asesinados a golpes de un pelotón de fusilamiento falangista. 85 años después sus cuerpos siguen desaparecidos y la realidad es que el interés por localizarlos es limitado. Solo Nieves García, nieta de la maestra, muestra insistencia en localizar a su abuelo y también al poeta. Tras el rechazo de un tribunal de Granada y del Tribunal Constitucional, García demandó a España ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con sede en Estrasburgo, para obligar al Estado español a localizar los restos de ambos.

Contenido del Artículo

Más información

Eduardo Ranz es el abogado que acompaña a la sobrina del profesor republicano desde el principio en esta lucha. «Buscamos una condena del Estado español que permita la recuperación de Galindo, Lorca y, también, los dos banderilleros anarquistas», explica Ranz, que tiene «mucha esperanza porque nuestra petición se basa en una cuestión de derechos humanos». Ranz escribe en su denuncia ante la Corte Europea que la sobrina de Galindo ha «sufrido … una violación de los derechos garantizados por la Convención, discriminación y exclusión del proceso de investigación». Por tanto, la demandante cree que el Estado español no ha mostrado la diligencia suficiente para recuperar los restos mortales que, como indica la causa, están «previsiblemente enterrados en el Parque Federico García Lorca de Alfácar, en Granada».

La búsqueda de los restos de Lorca y de quienes presuntamente puedan estar enterrados con él no forma parte de un proyecto de localización permanente, sino que de vez en cuando se lanza una campaña. Todo hasta ahora sin éxito. Unos porque tras unas semanas de investigación no les fue bien y otros, el último por ejemplo, porque estudios previos con georadar al inicio de la búsqueda indicaban que el lugar elegido no albergaba restos humanos.

Vista del Parque Federico García Lorca de Alfacar, donde el poeta pudo haber sido fusilado durante la Guerra Civil.Manuel Zarza

La familia de Lorca siempre ha mostrado su distancia de la búsqueda de los restos del poeta. Hace casi dos décadas, su sobrina Laura García Lorca dijo a este diario que respetaban y entendían a la familia Galindo y Galadí pero que “desde un punto de vista histórico, creo que las cosas que podríamos aprender de Federico con estas exhumaciones son menores; poco más que saber el lugar exacto donde están los cuerpos ”. Años después, en 2015, volvió a decir que la familia no necesitaba saber «cuántos golpes le dieron» al poeta.

Fallos posteriores

Nieves Galindo, por su parte, lleva años intentando encontrar a su abuelo. En 2009, tras una de las infructuosas búsquedas realizadas en Alfacar, reconoció que «después de 14 años tenemos que empezar de cero». Desde entonces, ha llevado el caso a varios tribunales. En 2019, solicitó sin éxito permiso para registrar en un juzgado de Granada. Meses después, la Audiencia Provincial de Granada desestimó el recurso de casación contra esa decisión. En febrero de este año, García y su abogado llevaron el asunto al Tribunal Constitucional, que desestimó el recurso. El caso ahora en Estrasburgo es la última instancia judicial que se puede utilizar.

El caso presentado al Tribunal Europeo de Derechos Humanos revisa todos los argumentos desarrollados en tribunales anteriores. En cuanto al lugar donde se encontraron los restos, el texto menciona el certificado de defunción de Lorca, que habla de su muerte «por heridas provocadas por un acto de guerra, el cuerpo fue encontrado el día veinte del mismo mes en la carretera del río Víznar». en Alfacar «, e investigaciones del periodista Víctor Fernández, que indican que en 1986 se realizaron trabajos en el actual Parque Federico García Lorca y que allí se encontraron huesos que fueron trasladados a un lugar cercano. El abogado explica que los tribunales implicados en este caso «resolvieron de forma totalmente opuesta a la línea mantenida por el Tribunal Supremo y por la mayoría de los tribunales españoles, en relación a la legalidad y aplicación de las leyes de amnistía, prescripción y la naturaleza y la naturaleza de las desapariciones forzadas de personas y los crímenes de lesa humanidad como crímenes de derecho internacional ”.

Finalmente, el abogado explica que, además, «toda persona tiene derecho a que su caso sea escuchado de manera justa, pública y en un plazo razonable», lo que a su juicio no ha sucedido hasta la fecha, ya que su solicitud siempre ha sido inadmisible. o interpuesto, con resoluciones «a puerta cerrada, sin posibilidad de estar presente, ni como parte, ni como observador, ni la víctima, ni abogado o fiscal, todo ello sin precisar la causa de dicha negativa del público a estar presente «.