julio 13, 2024

Amazonia: noticia de un Brasil en estado de golpe | Opinión

Amazonia: noticia de un Brasil en estado de golpe |  Opinión
El humo de un incendio provocado impregna el aire de la tarde en el Amazonas.CARL DE SOUZA / AFP

Más información

Altamira, la ciudad amazónica en el epicentro de la deforestación, vio el pasado materializarse en el presente el miércoles. El general José Hamilton Mourão, vicepresidente de Brasil, sobrevoló la región y dio una conferencia de prensa en el Batallón de Infantería de Selva. El objetivo era crear imágenes para que el mundo viese que el gobierno toma medidas para combatir la destrucción de la Amazonía, que fue filmada con Jair Bolsonaro. Pero para los educados, la imagen evoca la pesadilla autoritaria de la dictadura cívico-militar (1964-85), que marcó el comienzo de la destrucción de la selva a gran escala. También actúa como un puente hacia el momento presente, en el que Bolsonaro convoca a sus seguidores a realizar un autogolpe el 7 de septiembre.

Mourão preside el Consejo Nacional de la Amazonia Legal. El mando de las operaciones en la jungla ha pasado de los civiles a los militares, una política antidemocrática que ha resultado ineficaz. Aplican la lógica de la guerra, que destruyó la selva durante la dictadura del pasado. ¿Pero guerra contra quién? Los destructores del Amazonas –grileiros (ladrones de tierras estatales), madereros y mineros ilegales: son la base de apoyo del gobierno de Bolsonaro y actúan con su bendición.

No hay más seguridad para quienes protegen el Amazonas. Los depredadores han prendido fuego a las casas de los líderes, como primera señal de que el próximo acto será su exterminio. Los mineros ilegales, liderados por el crimen organizado, invaden tierras indígenas como la de los yanomami. El corrupto Arthur Lira, presidente de la Cámara de Diputados, impide la apertura de un proceso de acusación contra el mandatario y ordena la aprobación de los proyectos de ley que decretan el fin de la selva.

La escena de un vicepresidente general al mando de operaciones en la Amazonía hubiera sido impensable hace unos años. Por eso el lado podrido de las Fuerzas Armadas está tan agradecido con Bolsonaro. Mourão ofreció la conferencia de prensa en la carretera Presidente Medici. No es una coincidencia. Medici fue el general que presidió el país cuando el secuestro, la tortura y la ejecución de opositores eran políticas de Estado. También fue el momento en que miles de nativos fueron ejecutados para «liberar» la selva para su explotación depredadora. Los Medici también inauguraron la Transamazzonica allí, en Altamira, completando sus simbolismos. Hacer inaceptables las imágenes comunes hasta hace poco es estratégico para que la vida de excepción se infiltre como normal en la mente de un pueblo asustado, atacado por la inflación y el desempleo y amenazado por el hambre como no ocurría hace décadas.

Bolsonaro y Mourão aparentemente no se entienden, pero lo cierto es que uno sirve al otro para mantener el mismo gobierno autoritario. Mientras Mourão marchaba por Altamira rodeado de militares, en Manaus, ciudad que generó escenas de terror durante la pandemia, Bolsonaro inauguró un complejo residencial. Sin máscara, besando de vez en cuando a un niño a su lado, el anti-presidente mostró su bravuconería: «El 7 de septiembre estaré donde está la gente».

Traducción de Meritxell Almarza.